ASÍ SE VIVIÓ EL KOREAN CAMP 2018 EN BOGOTÁ

Publicada en Publicada en Uncategorized

Fueron tres días únicos, donde la felicidad y el aprendizaje marcaron el rumbo de la segunda versión del Korean Camp, que finalizó este domingo 25 de marzo en Bogotá.  Para los participantes el Korean Camp fue una experiencia novedosa ya que estuvo a cargo de los voluntarios internacionales de Corea del sur. El evento contó con la asistencia de 500 personas y fue  apoyado por el Programa Nacional de Concentración Cultural-Ministerio de Cultura.

El ambiente se encontraba decorado de acuerdo con la cultura que dirigía este campamento, con objetos, ilustraciones y mensajes. Cada día se dio inicio con la academia del idioma que tenía como objetivo potenciar la correcta vocalización y pronunciación, para generar confianza a la hora de tener una conversación con un nativo del país.

La multiplicidad de actividades caracterizó el campamento, el primer día se realizaron las academias de gastronomía, abanicos y mascaras coreanas, en las que participaron por grupos, en ellas se explicaba a los jóvenes el porqué de esas costumbres y se les permitió ser partícipes de las mismas, fue sin duda uno de los momentos más importantes del evento.

El segundo día del campamento los jóvenes cantaron y bailaron al compás de la canción “Agisango”, ese instante levantó el ánimo que alcanzó para todo el día.

La jornada continuó con una propuesta llamada “Korea Town”, consistía en nueve escenarios en los que se exponían aspectos claves de la cultura coreana. Al iniciar, la tinta china y los pergaminos estaban listos para que los participantes experimentaran el escribir sus nombres en caligrafía coreana.

A continuación, aprendieron la importancia del saludo en forma coreana, entendiendo que el respeto y la diferencia de edad es algo que marca esta cultura lo que conlleva a que incluso algo como el saludo sea diferente, se les hizo una demostración del saludo en la que seguían al instructor, todos se mostraron interesados y entusiasmados.

El arte marcial del “Taekwondo” fue enseñado por el instructor coreano quien les enseño la posición principal, los puños y las patadas, aunque no era fácil realizar esta clase de movimientos los participantes se divertían incluso riéndose de ellos mismos, haciendo que está actividad una de las más divertidas.

En el escenario de la “Hallyu” u Ola coreana se explicó todo sobre la popularidad de la cultura asiática, se habló sobre algunos de los contrastes culturales entre Corea del Sur y Colombia y por último los participantes observaron el material de revistas, CDs de música k-pop, afiches, entre otros.

Los participantes aprendieron a hacer un “Hanbok” (vestido tradicional coreano) en origami y conocieron la historia y la importancia de estos vestidos para la cultura coreana.

En el museo de la historia de Corea, los jóvenes aprendieron sobre la guerra de Corea del Sur y Japón, desde 1910 Japón los colonizó, hasta que, en 1945 con la rendición de Japón ante los EEUU, Corea del Sur quedo libre. Aunque el país quedo en extrema pobreza,  a causa de la educación del corazón y el cambio de mentalidad el país logro desarrollar y actualmente son una gran potencia a nivel mundial.

También, tuvieron la oportunidad de divertirse con los juegos tradicionales de Corea del Sur, uniendo los corazones entre los integrantes de los grupos, mientras conocían esta nueva cultura.

La última conferencia magistral estuvo a cargo del expositor Jun Hyun Park, con el tema el autocontrol, explicó que los seres humanos tienen que aprender a controlar el corazón desde la crianza, porque a medida que un niño crece sus deseos también crecen, los deseos de un niño de cinco años y de aún adolescente de quince años no son los mismos, la angustia y el vacío en el corazón por no lograr saciar sus deseos es lo que lleva a las personas a refugiarse en cosas como la droga, el alcohol o los video juegos. Por lo que para ser felices no sólo se debe tener buena salud, también un corazón fuerte, está es la educación que IYF brinda a los jóvenes.

Las actividades de recreación llevaban a que los participantes pusieran en práctica la enseñanza de las conferencias, estas dinámicas, más que ganar un juego y divertirse los llevaban a meditar en aspectos tan sencillos como el autocontrol, la consideración y la unión con sus compañeros.

El último día a las 6:00 p.m. se dio inicio a la ceremonia de clausura, en esta oportunidad el campamento contó con la presencia del grupo de baile de Asía al cuadrado como invitado especial, quienes presentaron dos coreografías de K-pop que atrajeron la atención del público.

El grupo de danza The Righteous Stars cautivó a los espectadores con la presentación internacional de la danza tradicional coreana de los abanicos, que mostraba la delicadeza y paciencia de la mujer coreana, esta puesta en escena se llevó todos los aplausos del público.

A continuación, tuvo lugar el concurso de talentos con la presentación del primer grupo con una obra teatral en la que mostraban los diferentes sentimientos y personalidades de los seres humanos haciendo uso de las mascaras tradicionales de Corea.

La danza de Taekwoondo con su estilo particular, también hizo parte de la muestra cultural de la noche, fue presentada por los voluntarios internacionales quienes con sus expresiones mostraban el sentimiento y la fuerza del pueblo coreano.

El grupo 2 y 4 dramatizaron como los jóvenes interesados en la cultura asiática no son entendidos por sus amigos y familiares, dejando con enseñanza la importancia de fluir el corazón y forma de pensar con otros, para poder vivir unidos en sociedad.

El grupo 3 entretuvo al público con su presentación, en la que vestidas con la ropa tradicional coreana bailaron un mix de canciones coreanas, en la que se mostraban muy unidas y felices.

Para el cierre de la noche, pasaron al frente los grupos 2 y 3 ganadores del concurso de talentos y Dayana Gómez, Jazmín Olivar y Wendy Martínez ganadoras del reto de fotografía, quienes recibieron bonos gratuitos para las academias de idiomas, accesorios y dulces coreanos.

Las sensaciones, aprendizajes y mensajes que dejó el Korean Camp fueron fantásticas, termino después de cumplir con las expectativas de todos los participantes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *