Los voluntarios regalamos la alegría y la felicidad de nuestros corazones a los estudiantes de Fusagasugá.

Publicada en Publicada en Uncategorized

La experiencia del tour campamento sigue, esta vez la oportunidad fue para el Instituto Técnico Industrial de Fusagasugá, el pasado 6 de agosto, con el objetivo de crear un espacio de felicidad a los 800 estudiantes y dar a conocer el trabajo que desarrolla IYF en Colombia. 

Instantes previos al inicio de la jornada, los rostros de los 80 voluntarios nos permitían evidenciar la emoción y la expectativa con respecto a este nuevo Campamento Cultural.

Las presentaciones iniciales tuvieron su espacio en la cancha de deportes de la institución, en que un aproximado de 800 estudiantes eran asistentes. Lee Kun Hee presidente del grupo Samsung dijo “Se necesitan tres años para hablar y sesenta años para escuchar” 

Aquella frase cobraba vida, pues al principio los estudiantes no paraban de hablar entre ellos y era casi imposible hacerlos callar, e inevitablemente, la emoción de los voluntarios se vio opacado por un momento.  

Sin embargo, esta situación no fue impedimento para los voluntarios IYF, antes fue una demostración clara y evidente de que, compartiendo el corazón, solo era cuestión de tiempo para que como en un efecto dominó, poco a poco los estudiantes fueran impregnados de la felicidad de nuestros voluntarios y se finalizó la primera actividad cambiando sus protestas por gritos de alegría y entusiasmo.

Se continuó con presentaciones de danzas culturales como Bring the beat y Tattad, siendo esta última la que más ovacionaron los estudiantes. También tuvo lugar la participación de la institución en las presentaciones, dándonos la bienvenida entre otras cosas, con un hermoso baile típico del municipio de Fusagasugá, interpretado por dos de los estudiantes.

Finalizadas las presentaciones se realizó la división de los grupos, en que cada 17 estudiantes tenían la oportunidad de compartir con tres voluntarios de IYF,  que harían la función de profesores, que estaban dispuestos a partir el hielo con ellos, regalarles de su tiempo, ser de guías para las actividades y buscar sobre todo que conozcan la verdadera felicidad, ya que como dice el presidente de IYF, Ock Soo Park “la persona que conoce la verdadera felicidad abre e intercambia su corazón con lo demás”

Las academias de idiomas que se incorporaron en esta ocasión fueron cinco, en las que estaban: inglés, francés, coreano, italiano y danza, demostrando a los estudiantes formas divertidas y didácticas de aprender.  

La voluntaria Daniela Cárdenas una de las profesoras de academia comentó «Lo que has aprendido, otras personas también lo pueden aprender y ser felices»

Mind recreation no se quedó atrás, con seis actividades de las cuales aprendieron: Trust from down; el canal del corazón; recibo tu corazón; se oye tu voz; tirarse a sí mismo y la carta del corazón, cada uno con metodologías que por medio de juegos enseñaban una mentalidad sana, dándoles a entender a los estudiantes la importancia de la buena comunicación, de la unión y la importancia de saber escuchar. 

Durante el desarrollo de las academias y mind recreation, tanto los estudiantes como los voluntarios de IYF se conectaron de tal forma que, al pasar por los diferentes lugares de la institución, se podía observar los grupos y la mirada de los estudiantes sonrientes, mientras conversaban con los voluntarios y además se podían escuchar preguntas cómo «¿Cuándo van a volver?» 

Daniela Vargas voluntaria encargada del grupo 3 se expresó diciendo «Una experiencia única y amigable el ambiente, porque hubo un momento en el que no me sentí como la profe, sino como una amiga más»

Acto seguido a las actividades, se trasladaron a todos al auditorio y con el grupo ensamble gracia se demostró una vez más, que la música es un lenguaje especial que, así como une las voces, une a las personas y en esta ocasión no fue diferente. 

A su vez, Rubén Acuña Director de la sede de Fusagasugá extendió su invitación a las actividades a las que pueden acceder por medio de IYF. 

Por último, se mostró un video de las imágenes que capturaron los fotógrafos en las que se veía la felicidad que pudieron experimentar en este Campamento Cultural tanto los estudiantes como los voluntarios, y en respuesta al video, las risas y la alegría de los estudiantes al verse, no se hizo esperar.

Amani una danza de la cultura africana, fue la última presentación realizada por el equipo de danza IYF y para finalizar con broche de oro la emoción de los estudiantes al llegar el tiempo de la premiación. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *